Gobierno de Unidad Nacional (Hungría)

El Gobierno de Unidad Nacional (en Húngaro: Nemzeti Összefogás Kormánya)[4]​ Durante este corto periodo, 80.000 judíos, incluyendo mujeres, niños y ancianos, fueron deportados hacia su muerte.

El país se encontraba ocupado por numerosas tropas alemanas y era el campo de batalla entre estas y las tropas del Ejército Rojo,[4]​ que ya habían tomado el este del país. Este nuevo estado, que no pasaba de ser un mero títere controlado por la Alemania nazi, reemplazó al Reino de Hungría (en húngaro, Magyar Királyság) que había existido hasta entonces.

Historia

Establecimiento

Desde la grave derrota sufrida por las tropas húngaras en la batalla de Voronezh a manos de los Ejércitos soviéticos, la participación de Hungría en la contienda se redujo enormemente.[7]

Ante la posibilidad de que Hungría se cambiase de bando y traicionase a la Alemania nazi, Adolf Hitler no dudó en lanzar la Operación Panzerfaust y hacerse con el control de Budapest mediante un asalto de comandos y paracaidistas alemanes, a mediados de octubre, cuando el regente Miklós Horthy anunció el armisticio.[10]​ Miklós era el antiguo comandante del Primer Ejército de Hungría, al frente del cual había fracasado en sus esfuerzos para convencer a los hombres bajo su mando para que cambiaran de bando. El Consejo de Ministros que presidía Miklós era un Gobierno interino y mantuvo el control en las porciones ocupadas por los soviéticos de Hungría hasta el final de la contienda.

El nuevo régimen

Gobierno de Unidad Nacional[11]

Caudillo de la Nación y primer ministro
Ferenc Szálasi (Partido de la Cruz Flechada)
Vice primer ministro
Jenő Szöllősi (Partido de la Cruz Flechada)
Ministro del Interior
Gábor Vajna (Partido de la Cruz Flechada)
Ministro de Asuntos Exteriores
Gábor Kemény (Partido de la Cruz Flechada)
Ministro de Industria
Emil Szakváry (Partido de la Cruz Flechada)
Ministro de Justicia
László Budinszky (Partido de la Cruz Flechada)
Ministro de Propaganda
Ferenc Kassai-Schalmayer (Partido de la Cruz Flechada)
Ministro de Mobilización Total
Emil Kovarcz (Partido de la Cruz Flechada)
Ministro de Finanzas
Lajos Reményi-Schneller Partido de la Vida Húngara
Ministro de Alimentación Pública
Béla Jurcsek Partido de la Vida Húngara
Ministro de Comercio y Transportes
Lajos Szász Partido de la Vida Húngara
Ministro de Agricultura
Fidél Pálffy ( Partido Nacionalsocialista)
Ministro de Religión y Educación
Ferenc Rajniss ( Partido de la Renovación Húngara)
Ministerio de Defensa
Károly Beregfy (Militar)
Ministro sin cartera
Vilmos Hellebronth (Militar)

Tras desistir de convertirse en palatino por la oposición de los conservadores,[12]

Szálasi era un ardiente fascista y su gobierno tenía poca u otras intenciones, salvo la de mantener el fascismo intacto y mantener el control de porciones de Hungría ocupadas por los nazis. Argumentaba que sus acciones eran con el fin de reducir la amenaza a Alemania, aunque el principal objetivo de Szálasi era crear un Sistema de partido único sobre la base de su ideología "Hungarista". Anunció la proclamación del «Estado hungarista» y de la inmediata formación de una clase campesina próspera.[18]

En estrecha colaboración con los nazis, Szálasi retomó las deportaciones de judíos —a pesar de su negativa formal después de las primeras protestas de las embajadas por los ataques a sus ciudadanos judíos—,[24]

Ferenc Szálasi (sentado, en el centro) y los ministros de su «Gobierno de Unidad Nacional». La mayoría del gabinete pertenecía a su Partido de la Cruz Flechada.
Miembros de la Cruz Flechada desfilando por las calles del centro de Budapest.

Szálasi visionó un nuevo orden económico, al que él llamó el "Orden social de la Nación de Trabajo" (Dolgozó Nemzet Hivatás Rendje). A pesar de la situación caótica en que se encontraba Hungría en aquellos momentos,[19]

El 4 de diciembre, Szálasi visitó a Hitler y trató en vano de que este accediese a no defender Budapest, para evitar los combates en la ciudad.[26]

En la capital, cien mil soldados alemanes y húngaros quedaron asediados.[27]

El final

Las fuerzas fascistas leales a Szálasi y los restos del Ejército Húngaro lucharon junto a las fuerzas alemanas, aun cuando su lucha contra el Ejército Rojo fue en vano: el 13 de febrero de 1945, después de una durísima lucha urbana, toda la ciudad de Budapest ya quedó bajo control soviético.[28]

Un mes después de la caída de Budapest, durante la Operación "Despertar de Primavera" (Unternehmen Frühlingserwachen), las restantes fuerzas húngaras del Ejército Húngaro combatieron junto a las unidades alemanas en la última gran ofensiva del Eje contra las Fuerzas soviéticas. Durante 10 días las fuerzas del Eje lograron algunos avances a base de grandes pérdidas, pero todas estas ganancias se perdieron en el plazo de 24 horas durante la contraofensiva soviética, retrocediendo a las posiciones anteriores al comienzo de la ofensiva.[29]

Entre el 16 y el 25 de marzo, los remanentes del 3.er Ejército húngaro fueron dispersados y virtualmente destruidos. Para finales de mes, el resto del Ejército Húngaro estaba destruido y lo poco que quedaba de él se había retirado a Eslovaquia y Austria al tiempo que las fuerzas soviéticas habían ocupado todo el país.[33]​ siendo repatriado a Hungría donde sería juzgado y ejecutado.