Ferrari P
English: Ferrari P

Ferrari 330 P3.

La serie P de Ferrari son coches deportivos construidos en la década de 1960 y principios de 1970 para participar dentro de las categorías sport-prototipos en los campeonatos de resistencia y en especial en las 24 Horas de Le Mans.

Los líderes de la Empresa Ford intentaron la compra directa de la Escudería y la negativa de Enzo Ferrari, quien no era un hombre que se inclinara ante el poderío de otra marca, dio inicio a la temporada más competitiva y conocida en el mundo de los autos de carreras de resistencia.

Así de 1963 a 1967, la Scuderia Ferrari conoció al rival más poderoso que nunca había tenido ante si y se vio obligado a reconocer dolorosas derrotas ante la acometida del gigante de Detroit, pero los prototipos de Ferrari concebidos durante este período son probablemente uno de los más prestigiosos ejemplos de técnicas, refinamiento y elegancia. Para muchos, todos los Ferrari P con sus diferentes motorizaciones y en especial el Ferrari 330 P4 son considerados los coches de carrera más bellos jamás producidos. Son considerados por muchos, junto con el Porsche 917 y el Ford GT40 los "monstruos sagrados" de los campeonatos de marcas.

Historia

Cuando el alto mando de Ford decide en el año de 1962 su participación en las carreras de resistencia, se marca como objetivo prioritario una victoria en las 24 Horas de Le Mans. En Ford eran conscientes de que sería una tarea difícil ganar y vencer al de más prestigio, al ganador en el circuito de la Sarthe por seis veces consecutivas: Ferrari.

Enzo Ferrari se resistía a adoptar la configuración para sus autos de carreras sugerida por sus ingenieros - en especial Mauro Forghieri – quienes aconsejaban al Commendatore la fabricación de autos de competencia siguiendo las tendencias de la época, que ubicaban el motor y caja de cambios en la parte posterior de la cabina y adelante del eje trasero, para conseguir así un mejor equilibrio de las masas y lograr mejores efectos y diseños aerodinámicos.

El primer Ferrari sport de motor central posterior vio la luz en 1961 y esa arquitectura se adoptó después de dos años de probar en los Ferraris de F1, la disposición del motor ubicado detrás del piloto, lo que permitió a la firma italiana en 1961, conseguir con Phil Hill su cuarta corona mundial con el 156 de motor trasero.

Las ventajas de esta disposición eran significativas, mejor reparto de masas y superficie frontal más fina y no había razón para que esas ventajas no pudieren aplicarse a los coches sport.

Y efectivamente, el Ferrari 246 SP que equipaba un motor V6 de 2.4 litros se impuso de tal suerte en la Targa Florio de 1961, triunfo que repitió al año siguiente y al que sumó el de los 1000 km de Nurburgring y la gran batalla con el Ferrari 330 TRI/LM ganador en Le Mans en 1962 con motor de 4 litros, que fue el último de los autos con motor delantero .