Estado miembro de las Naciones Unidas

Mapa de los Estados miembros de ONU en celeste con sus territorios reconocidos, incluidos los dependientes.[n 1]
Banderas de los 193 Estados miembros de las Naciones Unidas, frente al Palacio de las Naciones (Ginebra). En 2015 se incluyeron las de los dos Estados observadores no miembros (la Santa Sede y el Estado de Palestina).

En la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la condición de Estado miembro designa a los países soberanos que gozan del derecho de voz y voto en la Asamblea General de las Naciones Unidas.[n 2]​ Todos estos países tienen un embajador permanente en la sede de la ONU en Nueva York.

En principio, únicamente los Estados soberanos pueden convertirse en miembros de la ONU y actualmente todos los que la componen lo son. Aunque cinco miembros no eran soberanos cuando se unieron (a saber, Bielorrusia, Filipinas, la India, Nueva Zelanda y Ucrania), posteriormente se independizaron entre 1946 y 1991. Debido a que el capítulo II de la Carta de las Naciones Unidas establece que la admisión de un miembro de derecho pleno requiere la aprobación del Consejo de Seguridad y la Asamblea General, varios Estados que se consideran soberanos según la Convención de Montevideo no han pasado a integrar la organización. Esto se debe a que la ONU no considera que tienen soberanía, debido principalmente a la falta de reconocimiento internacional o el veto de uno de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad.[5]

Aparte de los Estados miembros, la ONU también invita a los Estados no miembros a ocupar el puesto de observadores permanentes en la Asamblea General —actualmente dos: la Santa Sede y Palestina—, lo que les da derecho a voz pero sin voto en las reuniones. Los observadores permanentes son generalmente organismos internacionales o especializados, como la Unesco y la Unicef, y entidades cuya condición de Estado o soberanía no está definida con precisión.

Procedimiento de admisión

Los signatarios de la Declaración de las Naciones Unidas de 1942 también participaron en la elaboración de la Carta de las Naciones Unidas de 1945. Todos recibieron el tratamiento de «miembros originarios».[7]

  1. Podrán ser miembros de las Naciones Unidas todos los demás Estados amantes de la paz que acepten las obligaciones consignadas en esta Carta y que, a juicio de la organización, estén capacitados para cumplir dichas obligaciones y se hallen dispuestos a hacerlo.
  2. La admisión de tales Estados como miembros de las Naciones Unidas se efectuará por decisión de la Asamblea General a recomendación del Consejo de Seguridad.

Dicha recomendación requiere de los votos afirmativos de al menos nueve de los quince miembros del Consejo de Seguridad y no haber sido vetada por alguno de los cinco miembros permanentes. Posteriormente, se envía la solicitud a la Asamblea General para su revisión, la cual requiere el apoyo de una mayoría votante de dos tercios. La admisión es efectiva el mismo día que se aprueba la resolución. La ONU se limita a «admitir nuevos Estados como miembros o aceptar las credenciales de los representantes de un nuevo Gobierno», por lo que no está entre sus competencias el reconocimiento de un nuevo Estado al ser una atribución exclusiva de otros países.[8]