Distopía
English: Dystopia

  • bandera ubicada en la habitación secreta de gordon dietrich, personaje de v de vendetta, en la que se mezclan las enseñas de estados unidos y el reino unido con la esvástica nazi en su centro.

    una distopía[1]​ suele ser sinónimo de «mal lugar» y es un antónimo de utopía, un término que fue acuñado por santo tomás moro y figura como el título de su obra más conocida, publicado en 1516, un modelo para una sociedad ideal con niveles mínimos de crimen, violencia y pobreza.

    las distopías a menudo se caracterizan por la deshumanización,[3]​ u otras características asociadas con un declive cataclísmico en la sociedad. las sociedades distópicas aparecen en muchas obras de ficción y representaciones artísticas, particularmente en historias ambientadas en el futuro. algunos de los ejemplos más famosos son 1984 de george orwell, brave new world de aldous huxley y fahrenheit 451 de ray bradbury. las sociedades distópicas aparecen en muchos subgéneros de ficción y a menudo se utilizan para llamar la atención sobre la sociedad, el medio ambiente, la política y la economía, religión, psicología, ética, ciencia o tecnología. algunos autores usan el término para referirse a sociedades existentes, muchas de las cuales son o han sido estados totalitarios o sociedades en un estado avanzado de colapso.

    algunos estudiosos, como gregory claeys y lyman tower sargent, hacen ciertas distinciones entre sinónimos típicos de distopías. por ejemplo, claeys y sargent definen las distopías literarias como sociedades imaginadas como sustancialmente peores que la sociedad en la que escribe el autor, mientras que las antiutopías funcionan como críticas a los intentos de implementar varios conceptos de utopía.[4]​ en su dystopia: a natural history (oxford university press, 2017), claeys ofrece un enfoque más matizado e histórico de estas definiciones. aquí la tradición se remonta desde las primeras reacciones a la revolución francesa. se destaca su carácter comúnmente anticolectivista y también se traza la adición de otros temas (los peligros de la ciencia y la tecnología, la desigualdad social, la dictadura corporativa o la guerra nuclear).

  • etimología
  • historia
  • temática y uso
  • clasificaciones de literatura y cine distópico
  • véase también
  • notas
  • referencias
  • enlaces externos

Bandera ubicada en la habitación secreta de Gordon Dietrich, personaje de V de Vendetta, en la que se mezclan las enseñas de Estados Unidos y el Reino Unido con la esvástica nazi en su centro.

Una distopía[1]​ Suele ser sinónimo de «mal lugar» y es un antónimo de utopía, un término que fue acuñado por santo Tomás Moro y figura como el título de su obra más conocida, publicado en 1516, un modelo para una sociedad ideal con niveles mínimos de crimen, violencia y pobreza.

Las distopías a menudo se caracterizan por la deshumanización,[3]​ u otras características asociadas con un declive cataclísmico en la sociedad. Las sociedades distópicas aparecen en muchas obras de ficción y representaciones artísticas, particularmente en historias ambientadas en el futuro. Algunos de los ejemplos más famosos son 1984 de George Orwell, Brave New World de Aldous Huxley y Fahrenheit 451 de Ray Bradbury. Las sociedades distópicas aparecen en muchos subgéneros de ficción y a menudo se utilizan para llamar la atención sobre la sociedad, el medio ambiente, la política y la economía, religión, psicología, ética, ciencia o tecnología. Algunos autores usan el término para referirse a sociedades existentes, muchas de las cuales son o han sido estados totalitarios o sociedades en un estado avanzado de colapso.

Algunos estudiosos, como Gregory Claeys y Lyman Tower Sargent, hacen ciertas distinciones entre sinónimos típicos de distopías. Por ejemplo, Claeys y Sargent definen las distopías literarias como sociedades imaginadas como sustancialmente peores que la sociedad en la que escribe el autor, mientras que las antiutopías funcionan como críticas a los intentos de implementar varios conceptos de utopía.[4]​ En su Dystopia: A Natural History (Oxford University Press, 2017), Claeys ofrece un enfoque más matizado e histórico de estas definiciones. Aquí la tradición se remonta desde las primeras reacciones a la Revolución Francesa. Se destaca su carácter comúnmente anticolectivista y también se traza la adición de otros temas (los peligros de la ciencia y la tecnología, la desigualdad social, la dictadura corporativa o la guerra nuclear).