Diente
English: Tooth

Un chimpancé mostrando sus dientes

Un diente es una estructura anatómica calcificada que se localiza en la cavidad oral de múltiples especies de vertebrados y que tiene como principal función la prensión del alimento. La masticación es una característica propia de mamíferos[2]​. Algunos animales, también usan sus dientes para propósitos defensivos o tienen características sexuales secundarias. Los dientes están compuestos de múltiples tejidos de diferente densidad y dureza. Los tejidos celulares que en última instancia se convierten en dientes se originan en la capa germinal del embrión conocida como ectodermo, aunque hay compleja interacción entre ectodermo y mesodermo en su desarrollo.

La estructura general es similar en las diferentes especies, aunque hay una variedad considerable en su forma y posición. Todos los dientes poseen pulpa dentaria, algún tipo de dentina y, en la parte más externa, esmalte, a excepción de los condrictios que poseen una sustancia similar al esmalte o esmaltoide[3]​. Los dientes de los mamíferos tienen raíces profundas, las que también se encuentran en algunos peces y cocodrilos.

En muchas especies de reptiles y peces, los dientes se unen al paladar o al suelo de la boca, formando filas adicionales dentro de las de las mandíbulas propiamente dichas. Algunos teleósteos incluso tienen dientes en la faringe. Aunque no son dientes verdaderos, los dentículos dérmicos de los tiburones son casi idénticos en estructura y es probable que tengan el mismo origen evolutivo. De hecho, los dientes parecen haber evolucionado primero en los tiburones, ya que no se encuentran en los más primitivos peces sin mandíbula. Las lampreas tienen estructuras dentales en la lengua, pero estas están compuestas de queratina y no tienen relación con los dientes verdaderos.[6]

Origen evolutivo

Los genes que gobiernan el desarrollo de los dientes en los mamíferos son homólogos a los que participan en el desarrollo de las escamas de los peces.[9]​.