Dictadura militar en Brasil

República Federativa de Brasil
República Federativa do Brasil

Flag of Brazil (1960–1968).svg

1964-1985

Flag of Brazil (1968–1992).svg

Escudo
BanderaEscudo
Lema nacional: Ordem e Progresso
(En portugués: «Orden y progreso»)
Himno nacional: Hino Nacional Brasileiro
(En portugués: «Himno Nacional Brasileño»)
Ubicación de Brasil
Localización del Brasil
CapitalBrasilia
Idioma oficialPortugués
GobiernoEstado burocrático-autoritario bipartidista
Presidente
 • 1964-1967Alencar Castelo Branco
 • 1967-1969Artur da Costa e Silva
 • 1969-1974Emílio Garrastazu Médici
 • 1974-1979Ernesto Geisel
 • 1979-1985João Figueiredo
LegislaturaCongreso Nacional
 • Cámara altaSenado
 • Cámara bajaCámara de Diputados
Período históricoGuerra Fría
 • Golpe de Estado31 de marzo de 1964
 • Institucionalización24 de enero  de 1967
 • Milagro económico1968-1973
 • Directas Ya15 de marzo de 1985
Superficie
 • 19708,515,767 km²
Población
 • 1970 est.94,508,583 
     Densidad11,1 hab./km²
 • 1980 est.121,150,573 
     Densidad14,2 hab./km²
MonedaCruzeiro


Se suele emplear los términos dictadura militar en Brasil, Quinta República Brasileña o simplemente dictadura militar (en portugués: Ditadura militar) para referirse al período histórico iniciado en Brasil con el golpe de estado del 31 de marzo de 1964 que derrocó al gobierno democrático del presidente João Goulart e instauró una dictadura militar encabezada por Humberto de Alencar Castelo Branco, y finalizado con la victoria electoral del Movimiento Democrático Brasileño, asumiendo José Sarney como primer presidente civil el 15 de marzo de 1985.

A pesar de la terminología empleada para referirse al período histórico, así como al régimen político implantado durante la misma, la dictadura brasileña solo tuvo un breve período (entre 1964 y 1967) en el que el sistema político mantuvo el carácter de régimen netamente militar. En 1967, el régimen se autoinstitucionalizó aprobando una constitución civil, la cual establecía un modelo de estado burocrático-autoritario. Bajo esta nueva carta magna, el presidente no era elegido por voto popular, sino designado por ambas cámaras del Congreso Nacional, y poseía poderes casi absolutos. Para garantizar la supervivencia del régimen, la constitución instauró un bipartidismo forzoso, con la Alianza Renovadora Nacional (ARENA), como partido único de facto del régimen, y el Movimiento Democrático Brasileño (MDB) como una única "oposición tolerada", sin posibilidades reales de triunfo. Entre 1967 y 1978, se realizaron cuatro elecciones parlamentarias, en las que la ARENA retuvo la mayoría en ambas cámaras (y por extensión, la presidencia de la república) bajo acusaciones de fraude electoral e intimidación. Aunque constitucionalmente podía haber un presidente civil, los cuatro presidentes elegidos durante el régimen fueron militares, garantizando la permanente influencia de las fuerzas armadas en la política brasileña.

Durante el período de gobierno militar, se cometieron masivas violaciones a los derechos humanos. El régimen militar aplastó la libertad de prensa y reprimió severamente la oposición política. Adoptó formalmente el nacionalismo, el desarrollo económico, y el anticomunismo como banderas oficiales. A lo largo de toda su existencia, sobre todo durante las décadas de 1960 y 1970, la dictadura militar brasileña recibió asistencia logística y económica del gobierno de los Estados Unidos en lo que se llamó el Plan Cóndor, instaurándose dictaduras similares en el marco más amplio de la Guerra Fría. El régimen alcanzó su apogeo en 1970 con el milagro económico brasileño, que atrajo una gran cantidad de popularidad al gobierno a pesar de la represión política. A partir de 1974, sin embargo, el país sufrió un deterioro económico bajo la presidencia de Ernesto Geisel, provocando una serie de debacles electorales para el oficialismo. En 1979, con la llegada al poder de João Figueiredo, se legalizó la fundación de partidos políticos (aunque la medida originalmente tenía el objetivo de fragmentar a la oposición, facilitando el continuismo del régimen). A partir de la década de 1980, la hegemonía militar entró en crisis debido a la inflación crónica y el colapso progresivo de los regímenes militares en Argentina, Perú y otros vecinos en Sudamérica. En 1985, se realizó la última elección indirecta, disputada solo por candidatos civiles, y triunfando el candidato del MDB, Tancredo Neves, por amplio margen. Neves falleció antes de asumir el cargo, siendo reemplazado por José Sarney.

Sarney asumió la presidencia el 15 de marzo de 1985, poniendo fin al régimen militar. Tras su elección, restauró las libertades civiles y programó la aprobación de una nueva constitución en 1988, restaurándose la elección directa del presidente de la república, y sellando la transición definitiva a la democracia.

Instauración

Antecedentes

Desde comienzos de 1964 la economía de Brasil sufría graves problemas, la inflación era elevada y las diferencias políticas entre el presidente João Goulart y la oposición derechista aumentaba. Para las fuerzas armadas era importante forzar al presidente a renunciar a su plan de reformas y desplazar de la administración gubernamental a sus aliados de izquierda. Goulart confiaba aún en la lealtad de un grupo de oficiales promovidos a altos puestos durante su mandato, y en la posibilidad que sus partidarios podrían oponer resistencia armada a una sublevación militar.

Goulart firma un decreto de expropiación de refinerías de petróleo y de tierras privadas el 13 de marzo de 1964[2]

Tras una asamblea de marineros que reclamaban mejoras salariales, se produce una ruptura casi total de Goulart con la jerarquía militar. Dos mil de ellos, comandados por José Anselmo dos Santos,[3]

El 30 de marzo, el presidente Goulart hace un discurso imprevisto en el Automóvil Club de Río de Janeiro ante una tropa de sargentos, y solicita el apoyo de los militares para sus reformas. Esto se convierte en el disparador para que los golpistas actúen.

Desarrollo de Golpe de Estado en Brasil

Manifestación estudiantil contra la dictadura militar, 1968.

La noche del 31 de marzo el general Olímpio Mourão Filho, jefe de la guarnición de Minas Gerais, inicia una revuelta avanzando con sus tropas hacia Río de Janeiro, donde se hallaba entonces Goulart. Por la tarde, el jefe de estado mayor del ejército, general Humberto de Alencar Castelo Branco, intenta en vano persuadir a los golpistas, alegando que no había certeza sobre el apoyo de las tropas de Sao Paulo. Por la noche, Amaury Kruel, jefe del 2° Ejército (basado en São Paulo), llama por teléfono a Goulart para pedirle que renunciara o que destituyera a sus asesores de izquierda. El presidente se niega a la exigencia, recriminándole a Kruel por pedirle una decisión humillante para un presidente. Tras el intento fallido del general Kruel, las tropas paulistas se unen al golpe.

Goulart desestima las primeras noticias de la revuelta, y planifica una resistencia apoyándose en las divisiones acuarteladas en el sur de Brasil (su región natal), que le eran leales, contando con las tropas de Paraíba y Río Grande do Sul. No obstante, ninguno de los oficiales con que contaba puede ser contactado, dado que los golpistas habían elegido una fecha donde los posibles generales leales a Goulart estaban de vacaciones, en descanso, o fuera de sus guarniciones por diversos motivos. Sin opciones, Joao Goulart sale de Río de Janeiro y viaja a Brasilia al mediodía del 1 de abril, pero allí encuentra que el Congreso, dominado por la oposición de derecha, planeaba declarar su vacancia, y se negaba a apoyarlo contra los golpistas. Esa misma tarde se traslada a Porto Alegre planeando resistir al golpe desde allí y esperando que se definiera el 1° Ejército (estacionado en las afueras de Río de Janeiro) (mientras tanto Leonel Brizola le requería una resistencia armada al golpe), pero el presidente no tiene éxito. El general Armando de Moraes Áncora, jefe del 1º Ejército, intentaba oponerse a la revuelta, pero ante el riesgo de desatar un combate entre soldados brasileños (situación que todos los jefes militares ansiaban impedir) desiste de su empeño y une sus fuerzas a las general Amaury Kruel en las afueras de Río de Janeiro.