Cruzada de Barbastro

Cruzada de Barbastro
Parte de Reconquista
FechaAgosto de 1064
LugarBarbastro
Coordenadas42°02′00″N 0°07′00″O / 42°02′00″N 0°07′00″O / -0.116667
ResultadoVictoria cristiana
Beligerantes
Cruz d'Eneco Arista.svg Reino de Aragón
Urgel.svg Condado de Urgel
Blason de l'Aquitaine et de la Guyenne.svg Ducado de Aquitania
CoA Pontifical States 02.svg Estados Pontificios
Allah.svg Taifa de Lérida
Comandantes
Urgel.svg Arnal Mir de Tost
Blason de l'Aquitaine et de la Guyenne.svg Guillermo VIII de Aquitania
CoA Pontifical States 02.svg Guillermo de Montreuil
Allah.svg Yúsuf al-Muzzáfar
El papa Alejandro II

La cruzada de Barbastro (también conocida como «sitio de Barbastro») fue una expedición internacional, sancionada por el papa Alejandro II, para tomar la ciudad de Barbastro a los musulmanes. Un gran ejército compuesto por elementos de todas partes de Europa Occidental tomó parte en el asedio exitoso de la ciudad (1063). La batalla era parte de la Reconquista, pero en su carácter internacional presagiaba las cruzadas de los dos siglos siguientes.

Expedición

Alejandro II predicó por primera vez la Reconquista en 1063 como una "emergencia cristiana".[2]​ y ciertamente, el entusiasmo por la cruzada se extendió a otras partes de Francia.

Por lo tanto, un gran ejército, sobre todo de los franceses y borgoñones, junto con un contingente papal, la mayoría de ítalo-normandos, y locales de los ejércitos barcelonés, urgelés y aragonés, estuvo presente en el sitio cuando se inició en 1063. El líder del contingente papal era un normando con el nombre de Guillermo de Montreuil. El líder de los aragoneses fue Sancho Ramírez, rey de Aragón.[2]​ Aunque la composición de este gran ejército ha sido objeto de mucha controversia, se conviene generalmente que en gran medida estaba constituida por fuerzas francas.

El duque de Aquitania llevó al ejército a través del Pirineo por Somport. El ejército barcelonés se congregó en Gerona a principios de 1064. Ambos ejércitos se dirigieron hacia Graus, que había resistido dos asedios anteriores, y atacaron a Barbastro, que entonces formaba parte de la taifa de Lérida, gobernada por al-Muzáffar.[2]

La ciudad, que no recibió refuerzos de Lérida y sufrió carencias de suministro de agua, fue sitiada y cayó rápidamente. Los cruzados la saquearon sin piedad. Se dice que murieron 50 000 musulmanes.[5]