Criomicroscopía electrónica

Imagen de GroEL suspendida en hielo vítreo obtenida por criomicroscopía electrónica.

La criomicroscopía electrónica es una forma de microscopía electrónica en la que la muestra se estudia a temperaturas criogénicas, evitando así la generación de artefactos. Se trata de una técnica muy utilizada en biología estructural, pues permite observar directamente (sin tinciones ni fijaciones) estados conformacionales nativos a resolución atómica.

La tomografía crioelectrónica es una versión de la criomicroscopía electrónica en la que se crea una reconstrucción en tres dimensiones a partir de imágenes bidimensionales inclinadas a temperaturas criogénicas. La combinación de estas imágenes con las obtenidas por cristalografía de rayos X permite mejorar la resolución.

Metodología

  1. Preparación de la muestra con hielo vítreo. Los criógenos pueden ser propano, etano o nitrógeno líquido. Para evitar la formación de cristales se utiliza un anticontaminador. En este aspecto se sigue un protocolo para evitar o disminuir la formación de cristales de hielo que obstaculicen la observación de la muestra bajo el microscopio.
  2. Toma de imágenes
  3. Digitalización de las imágenes
  4. Procesamiento de las imágenes: se retroproyectan las imágenes 2D para conseguir una imagen 3D