Corporación

Una corporación es una compañía, un grupo de personas o una organización autorizadas para operar como una sola entidad (persona jurídica).

La legislación local distingue a las corporaciones por su capacidad de emitir acciones, las empresas a las que se les permite hacerlo se conocen como "sociedades anónimas". Los derechos de propiedad de una empresa se dividen en acciones, y los propietarios de esas acciones se conocen como "accionistas". En las corporaciones que no tienen permitido emitir acciones, los dueños de la corporación son considerados miembros de la corporación.

Las corporaciones que son sin fines de lucro no pueden expedir acciones. La mayoría de las corporaciones con fines de lucro pueden expedir acciones pero, en algunos casos, las empresas eligen no hacerlo.

Las corporaciones registradas tienen personalidad jurídica y los propietarios son los accionistas,[3]

A pesar de no ser seres humanos, frente a la ley son personas jurídicas y tienen muchos de los mismos derechos y responsabilidades que las personas físicas. Las corporaciones pueden denunciar violación de derechos humanos ante personas físicas o el estado y[8]

Características

Las normas de las corporaciones comerciales equilibran los intereses de la administración que gestiona la corporación, los acreedores, accionistas y empleados que contribuyen con su trabajo.[9]​ Una característica importante de una corporación, aunque no universal, es la responsabilidad limitada que consiste en que, en caso de que la corporación quiebre, los accionistas solo perderán su inversión y los empleados sus trabajos, pero ninguno de ellos será responsable por las deudas contraídas con los acreedores de la corporación.

Aunque el derecho de sociedades varía de acuerdo a cada jurisdicción, existen cuatro características fundamentales de una corporación comercial:[10]