Congregacionalismo

El congregacionalismo es un movimiento que surgió de las iglesias protestantes inglesas desde finales del siglo XVI hasta principios del XVII.

Una iglesia congregacional en Cheshire, Connecticut, Estados unidos.

Creado como una extensión del puritanismo, hizo énfasis en el derecho y deber de cada congregación a gobernarse por sí misma, independientemente de cualquier autoridad. Su influencia más grande y con mayor cantidad de partidarios se ubicó en los Estados Unidos, donde los puritanos se asentaron en la colonia de Plymouth.

El Pacto Half-Way (1662) suavizó las condiciones de afiliación y el Primer Gran Despertar condujo al congregacionalismo estadounidense lejos de sus raíces calvinistas. Muchas iglesias desertaron al unitarismo.

En general, los congregacionalistas evitaron credos y dieron prioridad a la predicación por encima de los sacramentos, aceptando solamente el bautismo y la eucaristía. Los congregacionalistas ingleses son ahora parte de la United Reform Church. La mayoría de los congregacionalistas americanos pertenecen a la Iglesia Unida de Cristo, confesión de la que es miembro el Presidente Barack Obama, aunque en los Estados Unidos aparte de esta también hay la Iglesia de los Discípulos de Cristo. La familia de la serie "7 en el Paraíso" (7th Heaven) pertenecía a la Iglesia Unida de Cristo.

Las iglesias bautistas, los discípulos de Cristo y el unitarismo universalista ejercen asimismo la organización política congregacional.

El sistema de gobierno

congregacionalista describe una forma de gobierno de la iglesia que se basa en la congregación local. Cada congregación local es independiente y autosuficiente, gobernada por sus propios miembros. Algunos se unen para formar asociaciones voluntarias con otras congregaciones que comparten creencias similares (por ejemplo, la Asociación de Willow Creek y la Asociación Unitaria Americana). Otros se unen a "convenciones", como la Convención Bautista del Sur, la Convención Bautista Nacional o las Iglesias Bautistas Americanas de Estados Unidos (Anteriormente, la Convención Bautista del Norte). En el congregacionalismo cuáquero, Las reuniones mensuales, que son la unidad de administración más básica, pueden organizarse en reuniones trimestrales más grandes o reuniones anuales. Las reuniones mensuales, trimestrales o anuales también pueden asociarse con grandes asociaciones "paraguas", como la Conferencia General de Amigos o la Reunión de Amigos Unidos. Estas convenciones generalmente proporcionan lazos más fuertes entre las congregaciones, incluida alguna dirección doctrinal y la puesta en común de recursos financieros. Las congregaciones que pertenecen a asociaciones y convenciones todavía son gobernadas independientemente. La mayoría de las iglesias no confesionales están organizadas a lo largo de líneas congregacionalistas. Muchos no ven estas asociaciones voluntarias como " denominaciones ", porque "creen que no hay otra iglesia que no sea la iglesia local, y las denominaciones son diferentes a las Escrituras".