Cobre
English: Copper

Níquel ← CobreZinc
 Face-centered cubic.svgCapa electrónica 029 Cobre.svg
 
29
Cu
 
        
        
                  
                  
                                
                                
Tabla completaTabla ampliada
Cu,29.jpg
Metálico, cobrizo NatCopper.jpg
Información general
Nombre, símbolo, númeroCobre, Cu, 29
Serie químicaMetales de transición
Grupo, período, bloque11, 4, d
Masa atómica63,546 u
Configuración electrónica[Ar]3d104s1
Dureza Mohs3,0
Electrones por nivel2, 8, 18, 1 (imagen)
Propiedades atómicas
Radio medio135[1]​ pm
Electronegatividad1,9 (escala de Pauling)
Radio atómico (calc)145[1]​ pm (radio de Bohr)
Radio covalente138[1]​ pm
Radio de van der Waals140[1]​ pm
Estado(s) de oxidación+1, +2, +3, +4
ÓxidoLevemente básico
1.ª Energía de ionización745,5 kJ/mol
2.ª Energía de ionización1957,9 kJ/mol
3.ª Energía de ionización3555 kJ/mol
4.ª Energía de ionización5536 kJ/mol
Propiedades físicas
Estado ordinarioSólido (diamagnético)
Densidad8960[2]​ kg/m3
Punto de fusión1357,77 K (1084,62 °C)[3]
Punto de ebullición2835 K (2562 °C)[3]
Entalpía de vaporización300[4]​ kJ/mol
Entalpía de fusión13,1[4]​ kJ/mol
Varios
Estructura cristalinaCúbica centrada en las caras
N° CAS7440-50-8
N° EINECS231-159-6
Calor específico385 J/(K·kg)
Conductividad eléctrica58,108 × 106 S/m
Conductividad térmica400 W/(K·m)
Velocidad del sonido3570 m/s a 293,15 K (20 °C)
Isótopos más estables
Artículo principal: Isótopos del cobre
isoANPeriodoMDEdPD
MeV
63Cu69,17 %Estable con 34 neutrones
64CuSintético12,7 hε
β-
1,675
0,579
64Ni64Zn
65Cu30,83 %Estable con 36 neutrones
67CuSintético61,83 hβ-0,57767Zn
Valores en el SI y condiciones normales de presión y temperatura, salvo que se indique lo contrario.

El cobre (del latín cuprum, y este del griego kypros, Chipre),[5]​ cuyo símbolo es Cu, es el elemento químico de número atómico 29. Se trata de un metal de transición de color rojizo y brillo metálico que, junto con la plata y el oro, forma parte de la llamada familia del cobre, se caracteriza por ser uno de los mejores conductores de electricidad (el segundo después de la plata). Gracias a su alta conductividad eléctrica, ductilidad y maleabilidad, se ha convertido en el material más utilizado para fabricar cables eléctricos y otros elementos eléctricos y componentes electrónicos.

El cobre forma parte de una cantidad muy elevada de aleaciones que generalmente presentan mejores propiedades mecánicas, aunque tienen una conductividad eléctrica menor. Las más importantes son conocidas con el nombre de bronces y latones. Por otra parte, el cobre es un metal duradero porque se puede reciclar un número casi ilimitado de veces sin que pierda sus propiedades mecánicas.

Fue uno de los primeros metales en ser utilizado por el ser humano en la prehistoria. El cobre y su aleación con el estaño, el bronce, adquirieron tanta importancia que los historiadores han llamado Edad del cobre y Edad del Bronce a dos periodos de la Antigüedad. Aunque su uso perdió importancia relativa con el desarrollo de la siderurgia, el cobre y sus aleaciones siguieron siendo empleados para hacer objetos tan diversos como monedas, campanas y cañones. A partir del siglo XIX, concretamente de la invención del generador eléctrico en 1831 por Faraday, el cobre se convirtió de nuevo en un metal estratégico, al ser la materia prima principal de cables e instalaciones eléctricas.

El cobre posee un importante papel biológico en el proceso de fotosíntesis de las plantas, aunque no forma parte de la composición de la clorofila. El cobre contribuye a la formación de glóbulos rojos y al mantenimiento de los vasos sanguíneos, nervios, sistema inmunitario y huesos y por tanto es un oligoelemento esencial para la vida humana.[6]

El cobre se encuentra en una gran cantidad de alimentos habituales de la dieta tales como ostras, mariscos, legumbres, vísceras y nueces entre otros, además del agua potable y por lo tanto es muy raro que se produzca una deficiencia de cobre en el organismo. El desequilibrio de cobre ocasiona en el organismo una enfermedad hepática conocida como enfermedad de Wilson.[7]

El cobre es el tercer metal más utilizado en el mundo, por detrás del hierro y el aluminio. La producción mundial de cobre refinado se estimó en 15,8 Mt en el 2006, con un déficit de 10,7 % frente a la demanda mundial proyectada de 17,7 Mt.[9]

Nombres y símbolos

Etimología
La palabra «cobre» proviene del latín cuprum (con el mismo significado) y éste a su vez de la expresión aes cyprium que significa literalmente «de Chipre» debido a la gran importancia que tuvieron las minas de cobre de la isla de Chipre en el mundo grecorromano.[10]
Siglas y abreviaciones
El símbolo químico actual del cobre es «Cu». Siglos atrás, los alquimistas lo representaron con el símbolo ♀ , que también representaba al planeta Venus, a la diosa griega Afrodita y al género femenino.[13]​ Sin embargo, en la mitología grecolatina la divinidad que presidía la fabricación de la moneda de cobre era Esculano.
Adjetivo
Las cualidades particulares del cobre, específicamente a lo referente a su color y lustre, han engendrado la raíz del calificativo cobrizo. La misma particularidad del material ha sido empleada al nombrar coloquialmente a algunas serpientes de India, Australia y Estados Unidos como «cabeza de cobre».