Caza-recolección

Se conoce como caza-recolección al sistema de sustento del Paleolítico y Mesolítico, practicado aún por algunos pueblos.

La caza-recolección fue la primera adaptación de la humanidad que se llevó a cabo con éxito, ocupando al menos el 80% de la historia de la humanidad.[1]

Solamente algunas sociedades contemporáneas han sido clasificadas como sociedades cazadoras-recolectoras, y complementan su actividad con la horticultura y el cuidado de los animales.[2]

Historia

La especie humana, desde su existencia hace 5 millones de años hasta hace diez mil años, sobrevivía mediante la caza y la recolección.[3]

En esos cinco millones de años, la característica principal fue el aumento del volumen del cerebro, es decir, que la capacidad de almacenar y transmitir han sido necesarias para la supervivencia; sobrevivían los humanos con mayor cerebro, que eran los que organizaban grupos para cazar, los que informaban de algún peligro y los que diseñaban estrategias ofensivas o defensivas.[3]