Catalán rosellonés

División por colores de los diferentes dialectos de la lengua catalana. En rojo oscuro, el catalán rosellonés, hablado principalmente en la región homónima de Francia y en la provincia de Gerona, en España.

El catalán septentrional (a menudo llamado, de manera demasiado genérica, rosellonés) es un dialecto constitutivo del catalán encuadrado dentro del bloque oriental de dicha lengua y hablado en Pirineos Orientales (Francia). La huella de ese dialecto se extiende hacia el interior de Cataluña en el llamado septentrional de transición. Es un dialecto que tiene rasgos comunes con el occitano o en algunas veces influidos por esta lengua. Tiene también un subdialecto, el capcinés, que podría representar, según algunos lingüistas, un estado primitivo del dialecto.

Características generales

Las numerosas particularidades del catalán septentrional se pueden explicar en buena parte por el contacto o comunidad de orígenes de esta misma lengua con el occitano. Hablar de occitanismos para vocabulario, es difícil, un buen número de estas palabras son probablemente de una forma de latín común en el Rosellón y el Languedoc. Que la proximidad languedoquiana haya ayudado a conservar palabras comunes con el occitano en el rosellonés, es evidente, con esto no basta para hacer occitanismos, excepto evidentemente en una postura ideológica que quisiera que el llamado catalán septentrional haya sufrido de la contaminación occitana vía el préstamo. Hay que decir que como en el sur de La Albera pasa con el catalán, en el norte la imposición del francés a los catalanohablantes del país ha inducido galicismos. Conserva la vez ciertos elementos de la lengua antigua preservados de la influencia del español. Tal como defienden muchos lingüistas especializados en el estudio de esta área lingüística, la mayoría de los caracteres propios del dialecto rosellonés provendrían, por un lado, de la asimilación de elementos occitanos, y por otra parte, de que los locutores roselloneses hablan tanto el catalán como el francés, lo que provoca una contacto entre ambas lenguas. Las consecuencias concretas de esta situación sobre la lengua hablada en Pirineos Orientales consisten en numerosas interferencias, causadas por el bilingüismo, y también en muchos préstamos del francés, el occitano e incluso del castellano. De ello resulta:

  • Un uso especial de ciertos términos catalanes, así como la asimilación de palabras francesas y occitanas en la lengua hablada.
  • Una "afrancesamiento" de unas formas verbales, y un uso especial de los tiempos verbales.
  • La creación de nuevas frases hechas.