Campaña de Nueva York y Nueva Jersey

Campaña de Nueva York y Nueva Jersey
Parte de Guerra de Independencia de los Estados Unidos
NY-NJ-retreat-1776.svg
Mapa de la campaña
FechaJulio de 1776 – marzo de 1777
LugarNueva York y Nueva Jersey
ResultadoNueva York: los británicos se hacen con el control de la ciudad de Nueva York, victoria británica
Nueva Jersey: los estadounidenses pierden y luego recuperan el control de Nueva Jersey, victoria estadounidense.
Beligerantes
Bandera de Estados Unidos Estados UnidosBandera de Reino Unido Gran Bretaña
Bandera de Hesse Hesse-Kassel
Bandera de Alemania Waldeck-Pyrmont
Comandantes
Bandera de Estados Unidos George Washington
Bandera de Estados Unidos Charles Lee (P.D.G.)
Bandera de Estados Unidos John Sullivan
Bandera de Reino Unido William Howe
Bandera de Reino Unido Lord Cornwallis
Bandera de Reino Unido Richard Howe
Fuerzas en combate
20,000 soldados y milicianos[1]25,000 soldados[2]
Bajas
4,400 muertos, heridos o capturados[3]
Lord Stirling liderando un ataque contra los británicos para permitir la retirada de las tropas en la batalla de Long Island, en 1776. Lienzo de Antonio Chappel

La Campaña de Nueva York y Nueva Jersey fue una serie de batallas acaecidas entre julio de 1776 y marzo de 1777 en Nueva York y Nueva Jersey, entre los Estados Unidos al mando del general George Washington y el Reino de Gran Bretaña (ayudados por tropas alemanas de Hesse-Kassel y Waldeck) a las órdenes del general William Howe. Esta campaña se engloba dentro de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos.

Howe tuvo éxito en conducir a Washington fuera de Nueva York, pero se extralimitó intentando reconquistar Nueva Jersey, y solo consiguión unos cuantos puestos de avanzada cerca de la ciudad. Los británicos tuvieron a Nueva York como sede para el resto de la guerra, utilizándola como base para expediciones contra otros objetivos.

En el primer desembarco sin oposición en Staten Island el 3 de julio de 1776, Howe reunió un ejército compuesto de soldados que habían sido retirados de Boston en marzo, tras su fracaso en mantener esa ciudad, junto con otras tropas británicas, así como tropas de Hesse arrendadas de varios principados alemanes.Washington tenía soldados de Nueva Inglaterra, así como los regimientos de los estados al sur hasta Virginia. Desembarcando en Long Island en agosto, Howe derrotó a Washington en la batalla más grande de la guerra, pero el Ejército Continental fue capaz de retirarse a Manhattan protegidos por la oscuridad y la niebla. Washington sufrió una serie de derrotas en Manhattan, con la excepción de una victoria en Harlem Heights, pero sin embargo fue perseguido al norte a White Plains, Nueva York. En ese punto Howe regresó a Manhattan para capturar las fuerzas que Washington había dejado en el norte de la isla.

Washington y gran parte de su ejército cruzaron el río Hudson en Nueva Jersey, y se retiraron al otro lado del río Delaware en Pensilvania, disminuyendo debido a la finalización de los períodos de alistamiento, las deserciones y desmoralización. Howe ordenó en diciembre el acuartelamiento de sus tropas por el invierno, estableciendo una cadena de puestos de avanzada de Nueva York a Burlington, Nueva Jersey. Washington, en un tremendo impulso para la moral estadounidense, lanzó un ataque exitoso contra la guarnición de Trenton después de cruzar el helado río Delaware, lo que llevó a Howe a retirar su cadena de puestos de avanzada de regreso a Nueva Brunswick y la costa cerca de Nueva York, mientras que Washington estableció su campamento de invierno en Morristown.

Gran Bretaña mantuvo el control de la ciudad de Nueva York y parte del territorio circundante hasta el término de la guerra en 1783, usándola como base para operaciones en otras partes de América del Norte. En 1777, el general Howe lanzó una campaña para capturar Filadelfia, dejando al general Henry Clinton al mando de la zona de Nueva York, mientras que el general John Burgoyne encabezó un intento de hacerse con el control del valle del río Hudson desde Quebec que falló en Saratoga. El norte de Nueva Jersey fue el escenario de escaramuzas entre las fuerzas de oposición por el resto de la guerra.

Antecedentes

Cuando la revolución estadounidense estalló en abril de 1775, las tropas británicas estaban sitiadas en Boston. Derrotaron a las fuerzas patriotas en la batalla de Bunker Hill, sufriendo bajas muy altas. Cuando las noticias de la costosa victoria británica llegaron a Londres, el general William Howe y Lord George Germain, decidieron que debía tomarse una "acción decisiva" frente a Nueva York, con las fuerzas reclutadas en todo el Imperio Británico, así como tropas a sueldo de los pequeños estados alemanes.[4]

El general George Washington, recientemente nombrado comandante en jefe del Ejército Continental por el Segundo Congreso Continental, hizo eco el sentir de otros que Nueva York era "un puesto de importancia infinita",[9]

El General Howe, en lugar de moverse contra Nueva York, retiró su ejército a Halifax, Nueva Escocia, y se reagrupó, mientras los transportes cargados de tropas británicas enviadas desde bases en Europa y destinadas a Nueva York, comenzaron a reunirse en Halifax. En junio se embarcó rumbo a Nueva York con los 9000 hombres reunidos allí, antes de que todos los transportes llegaran.[10]

Cuando el general Howe llegó al puerto exterior de Nueva York, los barcos comenzaron a navegar hasta la indefensa Narrows entre Staten Island y Long Island el 2 de julio, ese día comenzó el desembarco de las tropas en las costas indefensas de Staten Island. Washington supo por prisioneros capturados, que Howe había desembarcado 10 000 hombres, pero estaba a la espera de la llegada de otros 15 000.[13]