Cambista
English: Money changer

Cambista judío en Túnez.

Cambista es el que se emplea en el oficio del cambio de moneda, ocupación que se hizo imprescindible con la aparición de las monedas oficiales o divisas de cada uno de los países o ciudades, lo que obligaba a los mercaderes a cambiar por la moneda local la moneda que trajeran con ellos.[3]

Las sucesivas innovaciones financieras, como la letra de cambio, el papel moneda y las instituciones aparecidas en la Baja Edad Media y la Edad Moderna (Cambio de Aviñón,[6]​ realizar los cambios de moneda de forma sencilla y transparente, aunque no libre de especulación y otras distorsiones.

Historia

Pont au Change ("Puente del Cambio") sobre el Sena, en el Plano de París de Truschet y Hoyau de 1553. Allí los cambistas tenían sus bancos.
Puestos callejeros de cambio de moneda en Somalia en la actualidad (año 2005).

En Roma el oficio de cambista era desempeñado por los nummulari.[10]

En el interior del antiguo Templo de Jerusalén no se podían utilizar para pagar las ofrendas (como animales de sacrificio) más que siclos judíos o tirios, de modo que era obligado cambiar las monedas griegas o romanas que trajeran los peregrinos.[15]

La reactivación de la circulación monetaria[17]

En muchas ciudades europeas de la Edad Media se emitía moneda local, habitualmente con la efigie del gobernante. Cuando los mercaderes acudían a realizar compras y ventas, especialmente durante las ferias, los cambistas les ofrecían el servicio de cambiarles sus monedas por las locales o guardárselas en depósito en sus "bancos", efectuando en sus "cuentas" los ajustes necesarios tras la realización de las transacciones. Así se aminoraban problemas como el desgaste[22]

Al igual que los demás oficios (y particularmente los vinculados al trabajo de los metales preciosos -orífices, plateros, orfebres-), los cambistas de cada una de las ciudades se agruparon en gremios o guildas, y sus "bancos" u oficinas se disponían en la misma calle o barrio.[34]

La difusión global de la moneda de plata española se manifestó en su aceptación por los cambistas chinos, que no obstante realizaban sobre sus piezas diversas comprobaciones, como resellarlas ( chops[36]