Batalla de Bilbao

Batalla de Bilbao
Ofensiva de Vizcaya - Guerra Civil Española
Nido de ametralladoras del Cinturón de Hierro de Bilbao, en las peñas de Santa Marina (1937).jpg
Nido de ametralladoras, perteneciente al Cinturón de Hierro.
Fecha13 - 19 de junio de 1937
LugarMargen derecha de la Ría de Bilbao (Vizcaya), España.
Coordenadas43°15′00″N 2°55′00″O / 43°15′00″N 2°55′00″O / -2.91666667
ResultadoVictoria sublevada.
Cambios territorialesBilbao es conquistada por las tropas sublevadas.
Beligerantes
Flag of Spain (1931–1939).svg República españolaBandera del bando nacional 1936-1938.svg Bando sublevado
Bandera de Alemania Alemania nazi
Flag of Italy (1861–1946).svg Reino de Italia
Comandantes
Flag of Spain (1931–1939).svg Mariano Gamir
Flag of Spain (1931–1939).svg Juan Cueto Ibáñez Rendición
Flag of Spain (1931–1939).svg Pablo Beldarrain
Flag of the International Brigades.svg Coronel Putz
Flag of the International Brigades.svg Nino Nanetti
Bandera de las fuerzas sublevadas en 1937. Fidel Dávila Arrondo
Bandera de las fuerzas sublevadas en 1937. José Solchaga Zala
Bandera de las fuerzas sublevadas en 1937. Rafael García Valiño
Bandera de las fuerzas sublevadas en 1937. Juan Sánchez
Bandera de Alemania Von Richthofen
Fuerzas en combate
I Cuerpo de Ejército de Euzkadi
• 50.000 hombres
• Varios tanques T-26 y FT-17
• 140 piezas de artillería
• 55 piezas de artillería antiaérea
Fuerzas Aéreas de la República Española
• 70 aviones
Ejército del Norte
Corpo Truppe Volontarie
• 65.000 hombres
• Numerosos tanques Panzer I y CV-35
• 250 piezas de artillería
Legión Cóndor
• 80 aviones
Aviación Legionaria
• 70 aviones[1]
Bajas
14.000 muertos, heridos y prisioneros.[3]Desconocidas

La batalla de Bilbao tuvo lugar en la ciudad del mismo nombre, la margen derecha de la ría y la Sierra del Ganguren entre Bilbao y Galdácano durante junio de 1937, en el contexto la Guerra Civil Española y, más concretamente, de los combates que estaban teniendo lugar en Vizcaya. Su posesión era elemental para ambos bandos, tanto por su situación estratégica en la franja cantábrica controlada por la República, como por sus industrias pesadas y fábricas de armas. Después de una larga y sangrienta ofensiva del Bando sublevado, a principios de junio sus tropas se hallaban frente a la capital vizcaína, aunque les quedaba superar una última barrera: el Cinturón de Hierro.

Antecedentes

Bilbao era la capital de la región autónoma vasca que fuera oficialmente establecida por el gobierno de la Segunda República Española poco después del comienzo de la guerra civil, aunque su instalación estaba prevista ya desde inicios del año 1936. Esta autonomía fue otorgada como recompensa por el apoyo del PNV a la causa de la República, sin embargo la primacía política del nacionalismo vasco en Euskadi implicaba la hegemonía de un partido abiertamente conservador y católico como el PNV, que por necesidades de la guerra debía aliarse con los partidos de izquierda de alcance nacional y con los grupos anarquistas, que formaban el sostén básico del bando republicano.

El 31 de marzo el Ejército del Norte nacionalista, al mando de Emilio Mola (el antiguo Director de la Conspiración militar), lanzó la ofensiva final para hacerse con el control de Vizcaya, la única provincia vasca que se mantenía e importante centro en la franja Norte bajo control republicano. Aunque la operación estaba previsto que durase 3 semanas y que fuese el primer movimiento del conjunto de operaciones que se desarrollaría en el Frente Norte. No obstante, la dura resistencia de vascos y republicanos hizo que se alargase durante meses. La preparación aérea para limpiar el terreno a las tropas de tierra del bando sublevado se vio distinguida por la acción de la aviación italiana y la alemana Legión Cóndor, que no tenían rival en el aire. Gran número de localidades fueron arrasadas por estas acciones, pero destacarán especialmente el bombardeo de dos localidades: Durango y (especialmente ésta) Guernica. El 31 de marzo, coincidiendo con el comienzo de la ofensiva franquista, esta importante localidad vizcaína fue prácticamente arrasada por una fuerza aérea de aviones italianos.[5]

Estado en que quedó Guernica tras el ataque germano-italiano: completamente en ruinas, constituyendo un precedente de lo que unos años después ocurriría en muchas ciudades de Europa.

Entre tanto, el mal tiempo había venido retrasando las operaciones de Mola contra Bilbao. A mediados de mayo las tropas vascas habían retrocedido casi hasta la altura de las posiciones defensivas del Cinturón de Hierro, mientras los bombardeos continuaban y la Legión Cóndor experimentaba el lanzamiento de bombas incendiarias sobre los bosques, para obligar a los soldados republicanos a retirarse. El frente de Vizcaya se mantuvo estable durante el mes de mayo, si bien ambos bandos se venían preparando y reforzando para lo que sería la batalla decisiva. A pesar de su aislamiento geográfico respecto al resto de la España republicana, las tropas vascas tenían confianza en sí mismas y contaban con el apoyo de los campesinos de la zona, además del terreno.[6]