Baile de los cuarenta y uno

Periódico Hoja Suelta publicado en 1901 a raíz del Baile de los 41, con una viñeta satírica de José Guadalupe Posada.

«El baile de los cuarenta y uno» o «de los cuarenta y un maricones» fue una redada policial realizada el 18 de noviembre de 1901, durante la presidencia de Porfirio Díaz.[3]​ Ocurrió en la colonia Tabacalera en la Ciudad de México, contra un baile de hombres que se estaba realizando en una vivienda particular, de los cuales 22 estaban vestidos de hombres y 19, de mujeres. La prensa mexicana convirtió en un escándalo el hecho, pese a que el gobierno de entonces se esforzó en ocultar el asunto, puesto que los detenidos pertenecían a la clase alta de la sociedad porfiriana, incluyendo a Ignacio de la Torre y Mier, yerno del entonces presidente, siendo uno de los escándalos más sonados de comienzos del siglo XX.

Hechos

En el México de finales del siglo XIX y principios del XX, la realización de bailes donde concurrían sólo hombres o sólo mujeres se hacía con frecuencia, aunque de manera clandestina debido a la discriminación y la condena pública hacia la diversidad sexual privante en la época. Diversas fuentes citan la realización de fiestas y eventos públicos como desfiles con hombres y mujeres trasvestidas, aunque se justificaban como fiestas de disfraces. Igualmente era costumbre que los hijos de la clase alta de la ciudad pasearan por la calle de Plateros (hoy Madero), y eran conocidos como "pollos" o "lagartijos", los cuales eran comúnmente asociados con el ocio o la holgazanería y eran hostigados por la policía.[3]

Los presuntos organizadores de la fiesta habrían sido el yerno del entonces presidente Porfirio Díaz, Ignacio de la Torre y Mier —apodado como El yerno de la nación por su matrimonio con Amada Díaz— y Antonio Adalid, apodado Toña la Mamonera[1]​ La fiesta incluía, entre otras cosas, la "rifa del Pepito", es decir, un concurso donde el premio sería estar con un trabajador sexual.

Hacia las tres de la madrugada del 18 de noviembre, la policía allanó la casa luego de que un trasvesti les abriera la puerta. Así lo consignó una nota periodística de la época:

La noche del domingo fue sorprendido por la policía, en una casa accesoria de la 4.ª calle de la Paz, un baile que 41 hombres solos verificaban vestidos de mujer. Entre algunos de esos individuos fueron reconocidos los pollos que diariamente se ven pasar por Plateros. Estos vestían elegantísimos trajes de señoras, llevaban pelucas, pechos postizos, aretes, choclos bordados y en las caras tenían pintadas grandes ojeras y chapas de color. Al saberse la noticia en los boulevares, se han dado toda clase de comentarios y se censura la conducta de dichos individuos. No damos a nuestros lectores más detalles por ser en sumo grado asquerosos.

Nota informativa de la época

Enseguida se extendió el rumor de que en realidad serían 42 los detenidos, siendo el número cuarenta y dos fue Ignacio de la Torre y Mier al que se le habría permitido la fuga, la cual ocurrió por las azoteas de las casas colindantes. Los vestidos de hombre fueron conducidos al cuartel del batallón 24 de la policía, en tanto los de mujer fueron conducidos al cuartel de la policía montada.[3]