Anemia
English: Anemia

Anemia
AnemiaFrote.jpg
Frotis de sangre en un paciente con anemia por deficiencia de hierro. Los (eritrocitos) están pálidos por falta de hemoglobina y tienen variado tamaño y forma. También se observa un glóbulo blanco (la célula más grande y con núcleo) y 3 plaquetas (pequeñas de color morado).
Clasificación y recursos externos
EspecialidadHematología
CIE-1050-64
CIE-9280 - 285
CIAP-282
DiseasesDB663
MedlinePlus000560
eMedicinemed/132
MeSHD000740
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

La anemia se define como una cantidad disminuida de glóbulos rojos, como una concentración disminuida de hemoglobina en la sangre, o bien como un valor de hematocrito más bajo que lo normal. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, se considera anemia cuando los niveles de hemoglobina sanguínea son de menos de 13 g/dL en hombres y mujeres post menopáusicas o menos de 12 g/dL en mujeres pre menopáusicas. Es un problema generalizado de salud pública asociado con un mayor riesgo de morbilidad y mortalidad, especialmente en mujeres embarazadas y niños pequeños. En los niños, la anemia puede afectar negativamente el desarrollo cognitivo, el rendimiento escolar, el crecimiento físico y la inmunidad. [3]

La anemia es el resultado de una amplia variedad de causas que pueden aislarse, pero que a menudo coexisten.

  • A nivel mundial, el contribuyente más importante al inicio de la anemia es la deficiencia de hierro (anemia ferropénica), por lo que la anemia por deficiencia de hierro y la anemia a menudo se usan como sinónimos, y la prevalencia de la anemia a menudo se ha utilizado como un sustituto de la anemia por deficiencia de hierro. Dado el papel del hierro en el transporte de oxígeno y los bajos consumos de hierro por la alimentación de una gran proporción de la población mundial, se supone que la deficiencia de hierro es uno de los principales factores que contribuyen a la carga global de anemia.En general, se supone que el 50% de los casos de anemia se deben a deficiencia de hierro.Es la deficiencia nutricional más prevalente a nivel mundial, que afecta a aproximadamente una cuarta parte de la población mundial, y se considera uno de los diez principales factores de riesgo mundiales en términos de su carga de enfermedad atribuible.[5]​Por eso es importante garantizar un consumo diario o valor diario (VD) de hierro de 18 mg, por medio de la alimentación y/o la suplementación.
  • La presencia de otras deficiencias de micronutrientes, como la vitamina A, vitamina B12, ácido fólico, riboflavina y cobre, pueden aumentar el riesgo de anemia.
  • Entre las otras causas de anemia, una gran pérdida de sangre como resultado de la menstruación o infecciones parasitarias como anquilostomas, ascaris y esquistosomiasis pueden reducir las concentraciones de hemoglobina (Hb) en la sangre. Las infecciones agudas y crónicas, como la malaria, el cáncer, la tuberculosis y el VIH también pueden reducir las concentraciones de Hb en sangre.
  • Las enfermedades del aparato digestivo son otra de las causas de la anemia crónica.[6]

La anemia no es una enfermedad, sino un signo clínico. Los signos de anemia incluyen cianosis, ictericia y moretones o hematomas con facilidad. Además, los pacientes anémicos pueden experimentar dificultades con la memoria y la concentración, fatiga, aturdimiento o mareos, sensibilidad a la temperatura, bajos niveles de energía o cansancio, falta de aliento y piel pálida. Los síntomas de anemia severa o de inicio rápido son muy peligrosos ya que el cuerpo no puede adaptarse a la falta de hemoglobina. Esto puede provocar conmoción y muerte. La anemia leve y moderada tiene síntomas que se desarrollan lentamente con el tiempo.[1]

Clasificación

Por patogenia

De acuerdo con el recuento de reticulocitos, la anemia puede clasificarse en:[7]

  • Anemia regenerativa. Con aumento de reticulocitos como respuesta a una pérdida de glóbulos rojos, por ejemplo después de un sangramiento, o asociado a una enfermedad hemolítica.
  • Anemia hiporegenerativa. Con reticulocitos normales o disminuidos, debido a un déficit en la producción de glóbulos rojos, ya sea por alteración de la médula ósea, por alguna deficiencia nutricional o asociada a enfermedades crónicas, inflamatorias, tumores y otras.

Por morfología

El volumen corpuscular medio de los eritrocitos permite distinguir los tipos de anemia de acuerdo con el tamaño de los glóbulos rojos:[7]

  • Anemia microcítica.
  • Anemia normocítica.
  • Anemia macrocítica.

Por presentación clínica

De acuerdo al tiempo de su instalación:[7]

  • Anemia aguda.
  • Anemia crónica.
Anemia drepanocítica: Los glóbulos rojos adoptan forma de hoz en estados de bajo oxígeno (hipoxia) debido a una alteración en la hemoglobina (HbS) y de su membrana; aumentando su fragilidad y subsecuente destrucción intravascular.

La clasificación fisiopatológica está basada en el mecanismo que conlleva al estado de anemia, diferenciándolas en:

Anemias mediadas por trastornos en la producción de glóbulos rojos

ente:

Anemias por pérdida de sangre

  • Pérdidas agudas (repentinas)
  • Pérdidas crónicas (hemofilias, lesiones gastrointestinales, trastornos de la menstruación, etc.)

Anemias hemolíticas