Acción Popular (España)

Acción Popular
Accion popular españa.png
LíderÁngel Herrera Oria (1931)
José María Gil-Robles (desde 1931)
Fundación29 de abril de 1931 [1]
Disolución19 de marzo de 1933 [2]
IdeologíaConservadurismo,
Catolicismo político,
Monarquismo
SedeMadrid, España
PaísEspaña
Organización
juvenil
Juventudes de Acción Popular
PublicaciónEl Debate
1 Como Acción Nacional.
2 Integrado en la CEDA, aunque siguió existiendo como partido autónomo. Desapareció con el Decreto de Unificación en abril de 1937.

Acción Popular (AP) fue un partido político español confesional católico fundado recién proclamada la Segunda República con el nombre de Acción Nacional y que cambió de nombre un año después. Fue el núcleo aglutinante de la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA). Aunque integrado en la CEDA, Acción Popular continuó existiendo como un partido autónomo hasta después del comienzo de la Guerra Civil Española.

Historia

Nació el 29 de abril de 1931 como una asociación para la «salvación político-social de España», de ahí el nombre inicial de Acción Nacional, que tuvo que cambiar en abril de 1932 por el de Acción Popular, a causa de una orden del Gobierno republicano-socialista de Manuel Azaña limitando el uso de la palabra «nacional».[2]

En principio convivieron en su seno tanto los católicos «accidentalistas» que estaban dispuestos a acatar la legalidad republicana, porque consideraban que «la religión y el orden social» se podían defender independientemente de la forma de gobierno que existiera en el país (que era algo «accidental»), y los católicos monárquicos, también llamados «catastrofistas», que consideraban que catolicismo y monarquía eran inseparables y que por tanto había que poner fin a la República, por el medio que fuese. La primera tendencia la encabezaba el propio Ángel Herrera y el joven abogado salmantino José María Gil Robles; la segunda Antonio Goicoechea, exministro monárquico.[5]

Cuando Herrera Oria renunció a la presidencia del partido el 19 de octubre de 1931, se constituyó un comité dirigido por José María Gil-Robles, junto a Antonio Goicoechea y el conde de Vallellano. Estos eran dos destacados monárquicos y en enero de 1933 se separaron de Acción Popular para fundar Renovación Española. Las Cortes constituyentes de 1931 contaron con cinco diputados de Acción Nacional, entre ellos el diputado Ricardo Cortés, integrados en la Minoría Agraria. Seguidamente en febrero de 1933 Herrera Oria se retiró de la dirección de El Debate, con lo que Gil-Robles, que era el parlamentario de más talla entre sus correligionarios, se consagró como jefe del partido en vísperas de la constitución de la CEDA. La CEDA en las elecciones de 1933 triunfó, en coalición con Renovación Española, tradicionalistas, agrarios y en algunos distritos con los radicales y republicanos conservadores.[6]

A pesar de estar integrado en la CEDA (y de constituir su núcleo principal), Acción Popular continuó existiendo como un partido autónomo, con su propia estructura, organización y locales. Su importancia disminuyó mucho tras el estallido de la Guerra Civil Española, en comparación con otros movimientos políticos como la Falange o los Carlistas. Cuando el 19 de abril de 1937 el «generalísimo» Francisco Franco hizo público su decreto por el que establecía la Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista (FET y de las JONS), Acción Popular fue uno de los muchos partidos de la zona sublevada que automáticamente desapareció.[7]