Óscar González-Quevedo

Óscar González-Quevedo
Oscar G. Quevedo.jpg
Información personal
Nombre de nacimientoÓscar González-Quevedo Bruzón
Nacimiento15 de diciembre de 1930 Ver y modificar los datos en Wikidata
Madrid (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento9 de enero de 2019 Ver y modificar los datos en Wikidata (88 años)
Belo Horizonte (Minas Gerais, Brasil) Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de la muerteInsuficiencia cardíaca Ver y modificar los datos en Wikidata
NacionalidadBrasileña y española Ver y modificar los datos en Wikidata
ReligiónCatolicismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Orden religiosaCompañía de Jesús Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
PadreManuel González-Quevedo Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en
Información profesional
OcupaciónSacerdote católico Ver y modificar los datos en Wikidata
FirmaQuevedo signature.svg
Web
Sitio web

Óscar González-Quevedo Bruzón (Madrid, 15 de diciembre de 1930-Belo Horizonte, Minas Gerais; 9 de enero de 2019) fue un sacerdote jesuita, más conocido como padre Quevedo.

Era hijo del tradicionalista Manuel González-Quevedo, asesinado por milicianos izquierdistas durante la guerra civil española.[1]​ Estaba radicado en Brasil desde los años 50. Fue y devoto de la Virgen de Guadalupe; también fundador del Centro Latinoamericano de Parapsicología (CLAP), con sede en la avenida Leonardo da Vinci nº 2123, en São Paulo.

El padre Quevedo fue muy conocido en Brasil por sus participaciones en programas televisivos donde debatía con espiritistas y negaba supercherías y supersticiones. Fue muy popular en aquel país por la frase «isso nom ecziste» —en portugués para «esto no existe», con su fuerte acento castellano—, que decía en los momentos más acalorados de sus debates con los espiritistas en televisión. También fue conocido por su versión de la «navaja de Ockham», que formulaba en estos términos: «lo que puede explicarse por menos no puede ni debe explicarse por más».

Fue autor de, entre otros libros, la obra en dos tomos Las fuerzas físicas de la mente (1973), Qué es la parapsicología y Los curanderos (1977), además de El rostro oculto de la mente (1967).

Muerte

Quevedo, a los 88 años, falleció en la madrugada del 9 de enero de 2019, en Belo Horizonte, por complicaciones cardíacas. Padre Quevedo murió en la Casa Hermano Luciano Brandão, en el Barrio de Planalto, en la capital minera, donde son atendidos jesuitas ancianos y con problemas de salud. Él vivía en el lugar desde 2012. El velorio fue realizado en el gimnasio de la Facultad Jesuíta de Filosofía y Teología.[3]